En Maamut los guitarras son hermanos pero están absolutamente panoramizados en los extremos (cada uno tiene su extremo propio) y tejen una tela psico al ritmo y el bajo sólidos. Lo mueven todo. Y bien acompaña el violín, en una crónica de una fiesta mayor magnífica y delirante.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *